El Vídeo Club

Que años aquéllos en los que unos niños en plena E.G.B abrían sus ojos ante las expectativas de futuro que algunos privilegiados compañeros vaticinaban; el cine en casa. Aquél aparato que fue conquistando cada hogar venía de la mano del pequeño negocio que fue creciendo como las setas en cada barrio. El vídeo club se convirtió en la puerta de escape hacia el ocio fuera del horario habitual. Acceder a un vídeo club era acceder al maná de tus delirios cinematográficos; ahí, al alcance de tú mano, tenías las
las últimas novedades del cine comercial, los clásicos eternos, la deliciosa basura de la serie B y, por supuesto, toneladas de porno que siempre mirabas de soslayo. Eran otros tiempos, claro.
Hoy en día el vídeo club es como ése disco de vinilo que veneras en la estantería de tú salón, que es capaz de llevarte a los rincones más inauditos de tus recuerdos.
El vídeo club, como tal, ha tenido que afrontar todo tipo de competencias desleales. Una vez desapareció el boom del aparato en sí, tuvo que padecer al top manta y luego el mantra de las descargas ilegales, todo ello de la vil mano del 21% del IVA que ha supuesto un mazazo a la cultura cinematográfica de éste país.
En recuerdo de ellos, de los pocos que quedan, porque muchos eran auténticos referentes cinematográficos para un servidor, y porque como el vinilo, el videoclubweb.wordpress.com me niego a que desaparezca.

img_20160928_164901

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s